¿Qué es la ceremonia del té?

la ceremonia del té

Para dar una definición breve y sencilla de qué es la ceremonia del té, podríamos decir que se trata de un gran ritual durante el cual un pequeño grupo de personas se toma una taza de té matcha 🍵 tranquilamente, preparado por un maestro del té. Pero quedarse en esta definición sería muy reduccionista.

La ceremonia del té se llama Chanoyu en japonés, que literalmente significa "agua caliente para el té". Este ritual cultural tiene su origen en algo mucho más grande, una filosofía y disciplina conocida como Chadô o el Camino del Té.

Para entender realmente qué es la ceremonia del té, te invitamos a leer nuestro artículo. Cuando descubras la historia del té en Japón, quiénes fundaron  la ceremonia y los principios del Camino del Té, podrás apreciar el gran significado de este arte tradicional japonés y comprender mejor la mentalidad de los japoneses. ¡Feliz lectura! 😊

Breve historia de la ceremonia del té en Japón

Historia de la ceremonia del té

Antes de entrar en el meollo de la cuestión, echemos un rápido vistazo al pasado para entender de dónde viene el té, su papel en la cultura japonesa y cómo ha evolucionado con el tiempo.

Para empezar, tomemos prestada nuestra máquina del tiempo y retrocedamos hasta el siglo IV. En aquella época se introdujeron las primeras semillas de té en Japón por monjes budistas chinos (los dos países mantenían muy buenas relaciones en aquella época, fomentando el comercio).

Cuando Japón empezó a cultivar sus propias plantas de té, éste era consumido principalmente por los monjes budistas con fines medicinales. Poco después, el té fue adoptado por nobles y samuráis, que solían beber una taza de té cada vez que visitaban un monasterio. Hasta 1192, el té era un bien escaso y muy preciado.

Cultura del té en Japón

En el siglo XII, el té matcha, un té verde en polvo, hizo su aparición en China. Fue el monje Myoan Eisai, fundador del budismo zen, quien introdujo el té matcha en Japón tras un viaje a China para estudiar filosofía y religión. Eisai fue el primero en afirmar que beber té era un remedio eficaz contra las enfermedades. El té matcha gozó de gran éxito en Japón y fue sustituyendo gradualmente al té verde común.

No fue hasta el siglo XVI cuando el consumo de té se extendió a todos los niveles de la sociedad japonesa. Al mismo tiempo, tres monjes sentaron las bases de la ceremonia del té, que hasta entonces se había regido por reglas y formalidades chinas.

Monje japonés sirviendo té

Murata Shuko (1422-1503), apodado el padre de la ceremonia del té, fue el primero en establecer una relación entre el consumo de té y la meditación. Este monje budista zen dedicó su vida a aprender y perfeccionar la ceremonia del té. Gracias a él, los utensilios ricamente decorados de origen chino fueron sustituidos por otros más sencillos. Esta idea fue retomada por el monje Takeno Jô (1504-1555).

Por último, el concepto principal de la ceremonia del té fue desarrollado por el más famoso de los maestros del té, Sen No Rikyû (1522-1591). Fue él quien elaboró los cuatro principios fundamentales de este ritual: Wa para la armonía, Kei para el respeto, Sei para la pureza y Jaku para la serenidad.

Por el momento, la historia presenta la ceremonia del té como un ritual practicado por hombres, monjes y samuráis. Pero entonces, cabe preguntarse, ¿por qué la primera imagen que nos viene a la mente cuando pensamos en este ritual es la de una mujer o una geisha?

Preparación de té por una geisha

Fue durante la era Meiji (1868-1912), cuando la clase guerrera fue desapareciendo poco a poco, que el gobierno decidió insuflar nueva vida al chanoyu incluyéndolo en el programa escolar de las jóvenes y en el aprendizaje de la maiko para convertirse en geishas. En Japón se siguen estudiando los principios de la ceremonia del té, sobre todo en las tres escuelas de chadô fundadas por los tres bisnietos de Sen No Rikyû. Hoy en día, los maestros de ceremonia son más a menudo mujeres que hombres.

El Camino del Té

Sen No Rikyu, maestro del té

El Camino del té o chadô se confunde a menudo con la ceremonia del té. Esta última podría definirse simplemente como un momento de compartir basado en la humildad y el placer, mientras que el camino del té corresponde a una idea más amplia, una disciplina o una filosofía.

La ceremonia del té se originó en China y fue adoptada por los japoneses junto con la bebida. Sin embargo, el ritual chino era muy sofisticado, con utensilios muy decorados y, para Sen No Rikyû, este lujo no se correspondía con la mentalidad japonesa. En cierto sentido, "japonizó" este ritual basándolo en un nuevo principio, el wabi o simplicidad elegante.

"El té no es más que esto: calentar el agua, preparar el té y beberlo poco a poco, eso es todo lo que hay que hacer". - Sen No Rikyû

El camino del té es una forma de entender el carácter japonés, una forma de captar la esencia misma de la cultura japonesa, un mundo en el que el refinamiento supremo coexiste con la sencillez extrema.

ceremonia del té en Japón

El Camino del Té es a la vez un arte y una filosofía, uno de los muchos caminos que existen para alcanzar la plenitud espiritual y la serenidad. Aunque esta disciplina no es religiosa, no puede disociarse de la filosofía zen.

Por último, el aprendizaje del chadô abre la puerta a otros muchos caminos hacia la plenitud, otras formas de arte que nos llevan por un viaje espiritual. La ceremonia del té implica el arte del arreglo floral, el arte de la cerámica, el arte de la caligrafía, así como el arte de la gastronomía, la arquitectura y la moda. Entenderás de qué hablamos en el resto de este artículo.

"Para calmar la sed, hay que beber agua. Para disipar las preocupaciones, el vino es saludable, pero para despejar la mente, el té es incomparable..." - Lu Yu

El lugar de la ceremonia del té

Chashitsu pabellón del té

La ceremonia japonesa del té tiene lugar en un modesto pabellón (chashitsu) situado en medio de un jardín. La sala en la que tiene lugar el ritual no es muy grande, suele medir unos 7,5 m² (o cuatro tatamis y medio). La puerta de entrada (nigiriguchi) es muy baja, lo que obliga a los invitados a agacharse para entrar en señal de humildad.

En el pabellón, la decoración es neutra y minimalista, pero cuidadosamente preparada por el anfitrión antes de que lleguen los invitados. En una alcoba (tokonoma), un rollo de pergamino (kakemono) cuelga de la pared junto a un arreglo floral (chabana) colocado en una maceta de cerámica. Estos dos elementos deben combinar y estar en consonancia con la estación del año. El pergamino puede ser una caligrafía, una pintura o un poema, y sirve para anunciar el tema de la ceremonia a los invitados.

Té matcha

Té matcha

Ninguna ceremonia del té está completa sin matcha.

El té matcha, como hemos visto en el artículo señalado, es un té verde molido entre dos piedras para conseguir un polvo, pero no es un té verde cualquiera.

Unas semanas antes de cosechar las hojas de té, se cubren los arbustos para protegerlos del sol. Las hojas, privadas de luz, se vuelven más pequeñas y oscuras a medida que se enriquecen con clorofila y aminoácidos. Esta etapa suaviza el amargor natural del té. Tras la recolección, las hojas se denominan tencha. Se cuecen al vapor y luego se muelen lenta y finamente para obtener un polvo fino conocido como matcha.

El polvo de té matcha se bate con agua caliente para obtener una bebida espumosa, muy diferente de las bebidas ordinarias de té verde obtenidas tras la infusión de las hojas.

El desarrollo de la ceremonia

Maestro de té e invitados

Para llevar a cabo la ceremonia correctamente, el maestro del té debe seguir las siete reglas del camino del  establecidas por Sen No Rikyû :

  • Preparar una deliciosa taza de té
  • Colocar el carbón para que pueda calentar el agua
  • Colocar las flores tal y como se recogen del campo.
  • Evocar el frescor en verano y el calor en invierno.
  • Ve siempre un paso por delante
  • Prepárate para la lluvia aunque no llueva
  • Presta la máxima atención a cada uno de tus invitados

Una ceremonia del té completa puede durar hasta 4 horas. Se trata de un ritual íntimo, por lo que el maestro de ceremonias nunca invitará a más de 5 personas a la vez. La ceremonia puede desarrollarse de forma diferente según la región, la estación o la hora del día, pero en general sigue los mismos pasos.

Utensilios para preparar el té matcha

En primer lugar, el anfitrión y los invitados deben ir vestidos con un kimono (o al menos los invitados deben ir elegantes). Como marca la tradición, los invitados deben llevar un pequeño abanico (sensu) y papel tradicional japonés (kaishi).

Paso 1: Recibimiento de los invitados en la entrada del jardín por parte del anfitrión (o maestro de té), que les saludará en silencio. Caminarán por un pequeño sendero que conduce al pabellón del té y, a mitad de camino, los invitados se lavarán las manos y se enjuagarán la boca en un pequeño manantial de agua clara para purificarse del mundo exterior.

Paso 2: Los invitados esperan entonces a que el anfitrión les haga señas para entrar en el pabellón. Para entrar, los huéspedes pasan por una puerta muy baja, lo que les obliga a inclinarse en señal de humildad y respeto hacia el anfitrión. Por supuesto, se dejan fuera los zapatos. Una vez dentro, los invitados pueden admirar la elegante decoración que ha colocado el anfitrión antes de su llegada. Tras tomarse su tiempo para observar la sala y sentir la calma y la armonía, los huéspedes se arrodillan en el tatami. Colocan el abanico cerrado delante de ellos, paralelo a sus rodillas, para delimitar su espacio.

Paso 3: En la versión completa, el maestro sirve una comida ligera (kaiseki) que acaba con dulces y caramelos (wagashi). El invitado utiliza papel kaishi, un papel japonés grueso, para servir los pasteles.

Paso 4: Por fin comienza la ceremonia del té. El maestro trae los utensilios necesarios para preparar el té matcha y los dispone a su alrededor. Mientras el agua se calienta en la tetera de hierro fundido (kama), el maestro limpia simbólicamente los utensilios con un paño de seda (fukusa). Nadie habla, sólo se oye el sonido de los utensilios. El maestro enjuaga el cuenco de té (chawan) y el batidor de bambú (chasen) con agua caliente.

descubre la colección hora del té

Paso 5: Con una cuchara de bambú (chashaku), el maestro vierte el polvo de té matcha en el cuenco. Añade agua caliente y bate la mezcla con el chasen hasta obtener una bebida espumosa.

Paso 6: Una vez preparado el té, el maestro le pasa el cuenco al invitado de honor. El invitado de honor coge el cuenco con ambas manos, saluda al segundo invitado y luego levanta el cuenco hacia el anfitrión en señal de respeto. El cuenco es una parte importante de la ceremonia. Fabricado en cerámica, este objeto tiene un lado decorado y otro neutro. Antes de beber, el invitado debe girar el cuenco entre sus manos para que todos puedan ver el lado decorado. Beber por el lado decorado es un error que no se debe cometer. Una vez que el invitado de honor ha bebido sus tres sorbos, pasa el cuenco al segundo invitado, que hace lo mismo. El cuenco pasa de mano en mano hasta que todos los invitados hayan bebido tres sorbos, y entonces vuelve a las manos del primer invitado. El primer invitado se toma su tiempo para admirar el cuenco, su forma, sus diseños y sus imperfecciones, antes de devolvérselo al maestro.

Paso 7: El maestro lava entonces los utensilios con cuidado y los presenta uno a uno a los invitados. Los invitados pueden admirar la elegante sencillez de cada utensilio y preguntar más sobre su origen.

Paso 8: Finalmente, el anfitrión acompaña a sus invitados al exterior y los saluda en silencio. Por último, quita el arreglo floral y el pergamino y se asegura de que el lugar se quede limpio. La ceremonia del té ha terminado.

Leave a comment

All comments are moderated before being published.